Emprendedores

marzo 18, 2010

Pongo aquí un enlace a un artículo interesante..

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/fracasado/sabio/elpepusoc/20100318elpepisoc_1/Tes

La verdad es que creo que el título del artículo lo dice todo. Y nosotros que nos pasamos la vida hablando del aprendizaje, sabemos que éste, está lleno de fracasos y de errores, pero es en base a estos con los que más se aprende y por tanto se logran éxitos futuros.

Alguien me dijo una vez: “El error se puede gestionar, la “indecisión” No”. Todas las empresas han nacido de la decisión un día de un emprendedor. Lo triste es, como dice el artículo, que el error, en muchas ocasiones, no se vea como un posible bajage positivo sino como algo imperdonable.

Anuncios

Huelga en el metal

mayo 22, 2009

Llevamos ya unos cuantos días con líos varios. Que si manifestaciones, que si barricadas, que si cortes de tráfico, que si la policía es mala, que si el malo es el manifestante con los petardos,… Todo el mundo tiene derecho a manifestarse pero sin violencia. Creo que en esto, todo el mundo está de acuerdo. Otra cosa es el fondo de todo esto, que yo, si alguien puede, que me lo explique, sigo sin tener claro. Está la reclamación de la subida salarial del 6%, la duración del convenio, la duración de la jornada y las horas extras… Unos (empresarios) piden un esfuerzo ante la crisis, otros (trabajadores) dicen que en su sector no hay crisis. Vamos, un lío.

Lo que me gustaría es reflexionar sobre un comentario que hizo ayer una persona que tenía sentada en la mesa de al lado en una terraza de Vigo. Era un trabajador del metal y discutía con una chica diciendo: “Esto es lo de siempre, yo me tengo que apretar el cinturón y no tendré aumento de sueldo, cuando el cabr…  del jefe se está forrando y va por ahí con su p… yate”. Lo malo es que este comentario está muy extendido. Otro tema es el papel de los sindicatos (pero eso da para un post entero).

¿Qué estamos haciendo mal?. Cuando las cosas van bien las empresas son opacas para que nadie pida y cuando van mal, se paga el ser opaco, porque nadie se lo cree. Al final es la consecuencia de un grave problema de comunicación y la filosofía de “ganar-ganar” que tan poco se aplica.


¿Qué nos interesa?

mayo 19, 2009

Hace ya mes y medio que el Blog de DPI está en marcha. Estamos muy contentos con el número de visitas que hemos recibido, pero como todo puede ser mejorable, con lo que no estamos satisfechos es con la participación. Tal vez no hemos encontrado los temas de interés que provoquen debate. Esto es lo que pretendemos conseguir, un foro de intercambio de opiniones que nos ayuden a todos a APRENDER.

Cuándo se quiere saber algo, lo normal es preguntarlo, así que en este caso no lo haremos de diferente manera. Os proponemos una encuesta. Decidnos lo que os interesa.

(*)Por favor, no marcar más de tres respuestas


Querer

mayo 15, 2009

Una vez, en una de las empresas con las que trabajamos, vimos un video, el video de Tony Melendez. Tony Melendez es una persona sin brazos (desde que nació) que toca la guitarra, conduce, tiene una familia y hace una vida totalmente normal a pesar de su discapacidad. El fondo es, el que cada uno le quiera ver, pero yo me quedo con el esfuerzo, con el tesón y cómo, QUERIENDO, hay pocas cosas que no se puedan lograr.

En momentos como el actual, en que frecuentemente nos invade el pesimismo (la crisis, el paro,…) es bueno ver estas cosas para darnos cuenta de que podemos hacer prácticamente lo que queramos. Alguien me ha enviado este video que cuelgo aquí y que me recordó al de  Tony Melendez, y que me recordó además que QUERIENDO, todo se puede lograr.

Desde luego esto es aplicable a todos los órdenes de la vida y por supuesto en el ámbito empresarial, y cuanta más gente quiera, más fácil será lograr lo que nos propongamos.

http://www.youtube.com/watch?v=pYDGZYS4BMQ


Crisis 09

abril 29, 2009

Tanto darle vueltas y vueltas a la crisis en tertulias, medios de comunicación, etc. Hoy he oido hablar de una página web donde 100 (12+88) economistas explican sus propuestas para que España pueda salir de esta crisis.

Lo que más me ha llamado la atención es cómo explican que nace la idea. Dicen que las perlas nacen de una irritación de las ostras, pues esta propuesta nace la frustración de un grupo de economistas que llevan muchos años trabajando en explicar porque el mercado laboral en España es tan diferente a de los países de su entorno y qué cosas se deberían haber hecho ya hace mucho tiempo para no encontrarnos en la situación en la que nos encontramos.

Me han parecido muy interesantes algunas de las propuestas. Dejo el enlace a la página para que la leáis con calma http://www.crisis09.es


¿Una mesa de ping-pong en mi empresa?

abril 27, 2009

Después de la noticia de Visual MS, y de que muchos hayan visto el video donde el personal de Visual se sienta en el suelo, juega al ping-pong y recibe masajes, ¡¡¡en horario laboral!!!, puede que algún directivo piense: “Si eso lo hago yo en mi empresa, vamos listos, cerramos mañana”. Lo cierto es que no le faltaría razón. A la mesa de ping-pong, al masaje y a todas esas cosas que nos llaman la atención, se llega como consecuencia de haber hecho previamente un montón de cosas.

Cosas que tienen que ver con la dimensión técnica que comentaba Gerardo en otro post. Necesito dotar a mi empresa de los sistemas necesarios para su correcta gestión, para el desarrollo de las personas, para la motivación de las mismas, para la gestión de la información,…. Desde DPI vemos a la empresa como la combinación de dos dimensiones, la técnica (sistemas, procedimientos, tecnologías,…) y la humana. Es necesario potenciar en primer lugar la técnica para así poder posteriormente desarrollar la humana de manera adecuada.

Todo eso provocará el cambio cultural necesario para que mi empresa funcione con mesa de Ping-pong y sin ella, pero con ella incluso mejor.


CONFIANZA. Que palabra más compleja

abril 3, 2009

Confianza es una palabra que se repite mucho al hablar de empresa, ya sea de estrategia o de gestión. “Confiar en las personas”, como frase está muy bien, pero…¿Porqué cuesta tanto aplicarla de verdad?

Es como todo lo nuevo, da miedo, y decirlo no cuesta, pero ponerlo en práctica mucho. Llevamos mucho tiempo gestionando nuestras organizaciones personalmente, hemos “confiado”, de verdad,  en pocas personas y no nos ha ido mal. En muchos casos se han levantado grandes empresas en torno a una única persona, la que dirigía, la que tomaba las decisiones.

Ahora nos encontramos en un momento de dificultad, estamos en crisis, las cosas ya no marchan solas, hay que empujarlas mucho más que antes, la competencia es dura porque hay menos negocio y porque lo que nos distingue ya no son las tecnologías o las máquinas a las que todo el mundo tiene acceso, solo nos pueden distinguir las personas, el conocimiento y el talento de las mismas, esas serán las bases de nuestras ventajas competitivas. Por eso creo que hay que empezar a confiar, no de palabra, sino de hechos en las personas que forman mi organización. Pero ¿qué es confiar?.

Confiar es dejar que las personas aporten, que sus aportaciones sean valoradas, que tomen decisiones sin miedo a equivocarse, que gestionen su trabajo, que puedan desarrollarse profesionalmente, conseguir que el sitio donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, nuestro trabajo, sea un lugar que motive y en el que nos encontremos verdaderamente a gusto. Y esto que sobre el papel parece sencillo y de una lógica aplastante, cuando llega la hora de ponerlo en práctica cuesta enormes esfuerzos.

“Nunca lo he hecho, tengo a un montón de gente cabreada,  ¿cómo voy a poder confiar en ellos, darles responsabilidades para que decidan, cuando yo no creo que estén totalmente implicados con la empresa?”.  Esto es la pescadilla que se muerde la cola, la gente seguramente no está implicada porque ha faltado esa confianza, ese dejar que se desarrollen como profesionales, esa idea de ganar-ganar, hemos construido organizaciones opacas donde la información no fluye, donde se delegan responsabilidades y no autoridades, donde no hay sistemas que permitan desarrollar esa confianza, donde solo algunos tienen la información por lo que el resto va a ciegas, donde el rumor ha campado a sus anchas. De esta forma la desconfianza es mutua. “Ellos tampoco confían en mi”.

Así que llegados a este punto, alguien tendrá que dar el paso, y ya que las decisiones hasta ahora han nacido desde arriba parece lógico que se empiece a confiar de la misma manera. ¿A qué tenemos miedo?, está demostrado que el resultado de este proceso es tan positivo que compensa todos los riesgos que tenemos que asumir. Es el momento, definamos un proyecto de empresa compartido, dejémosle a la gente participar y CONFIEMOS. No valen las palabras, valen los hechos, cuanto antes empecemos, antes haremos de nuestras organizaciones sitios más agradables, más productivos, en definitiva, mejores. Dotémonos de los sistemas adecuados para que esa confianza se traduzca en resultados y recordemos que la confianza se gestiona. Aprovechemos el conocimiento de nuestra organización que es mucho y está siendo dilapidado cada día que pasa. ¿Empezamos?